¿Cuales son los 5 Mejores Lugares para Conseguir Financiamiento para un Start-Up?

6
December 2019

¡Tu start-up ha tenido un gran comienzo! Aunque llevas operando tan solo unos meses, el crecimiento de tu negocio está ocurriendo rápidamente. Los clientes están haciendo pedidos, y la demanda de tus productos y servicios está aumentando.

Sin embargo, el éxito repentino trae consigo dificultades que debes resolver. A medida que crece tu negocio, también lo hacen tus gastos por lo que te verás obligado adquirir más inventario, contratar personal adicional e invertir dinero extra para asegurar que el crecimiento continúe. Desafortunadamente, la mayoría de los pequeños negocios no cuentan con suficiente capital disponible para satisfacer todas sus necesidades de expansión.

No permitas que tu negocio start-up se estanque debido a la falta de fondos. Aquí te traemos una lista con los cinco mejores lugares donde conseguir fondos para tu start-up:

1. Préstamo Para Pequeños Negocios


Los préstamos comerciales tradicionales son una opción comprobada, pero asegurarlos puede ser difícil. El tipo más común de préstamo para pequeños negocios es un préstamo a plazo. El banco te presta una suma global la cual devuelves durante un período de tiempo predeterminado a un interés fijo o variable. (Consulta Tipos de Préstamos Comerciales de Bancos y Cooperativas de Crédito para obtener más detalles).

La elegibilidad para préstamos varía según tu negocio, puntuación de crédito, cantidad del préstamo, duración del plan de pago y otros factores. Los préstamos bancarios tradicionales ofrecen un flujo confiable de capital de trabajo, lo que te permite expandir tu negocio de acuerdo con tus necesidades.

Sin embargo, estos no siempre son fáciles de conseguir. Por lo general, incluso los préstamos a corto plazo por pequeñas cantidades requieren un historial comercial de al menos un año, una puntuación de crédito personal de al menos 600 e ingresos anuales de al menos $50,000. Si tu negocio apenas está comenzando, los préstamos bancarios tradicionales a menudo estarán fuera del alcance.  

2. Préstamo Familiar


En lugar de tomar dinero prestado de un banco, otra opción posible es un préstamo de familiares o amigos. Mirándolo desde un punto de vista positivo, las personas que conoces tienen más probabilidades de olvidar tu historial de crédito. Los plazos de los préstamos y los planes de pago también pueden ser más indulgentes y flexibles que los plazos establecidos por un banco. Además, con este tipo de préstamo las tasas de interés pueden ser bajas o inexistentes. 

Por supuesto, pedir dinero prestado a familiares y amigos puede estar plagado de problemas. Los pagos atrasados pueden conducir a relaciones tensas. Peor aún, podrías inclusive colocar al prestamista en una crisis financiera.

Si pides dinero prestado a familiares o amigos, debes detallar por escrito los términos del préstamo. Además, debes estar seguro de que todos los prestamistas entiendan exactamente lo que estás haciendo con el dinero, y cuáles son los riesgos que conlleva. 

3. Financiación de Facturas


Los pagos de los clientes no siempre llegan tan pronto como lo deseas. Un negocio establecido con un flujo de efectivo saludable puede darse el lujo de esperar 30, 60 o incluso 90 días antes de que sus facturas sean pagadas. Sin embargo, un start-up podría no tener la misma capacidad. 

Un préstamo de factura o factoraje ayuda a cubrir el capital perdido mientras esperas por el pago de las facturas pendientes. Hay dos opciones disponibles: Préstamos de factoraje de facturas y préstamos de descuento de facturas.

Un préstamo de factoraje de facturas proporciona de inmediato una parte del monto adeudado; el prestamista luego cobra el monto total de la factura más los honorarios e intereses. Técnicamente le estás vendiendo tus facturas pendientes a una compañía.

Un préstamo con descuento de factura también te proporciona una parte de la cantidad adeudada, pero tú mismo cobras el pago más tarde, y le pagas directamente al prestamista. Seguirás tratando con tus clientes y facturas.

Si bien los préstamos de facturación pueden ayudar a cubrir un período lento en tu negocio, generalmente son solo una buena idea si estás confiado en que el negocio mejorará pronto. De lo contrario, podrías terminar con mucho menos dinero hoy de lo que te deben en el futuro.

4. Capital de Riesgo


El capital de riesgo es un flujo de dinero procedente de una empresa externa. A cambio de capital, le otorgas al grupo una participación en la propiedad de tu empresa. El porcentaje exacto de propiedad varía según la cantidad de dinero otorgada, y el valor estimado de tu negocio. Además del dinero, muchas compañías de capital de riesgo también brindan asesores y otros tipos de apoyo no monetario.  

El capital de riesgo es ideal para negocios de inicio sin mucha garantía física, como los negocios basados en Internet que brindan un servicio. Sin embargo, el capital de riesgo no es fácil de conseguir. En la mayoría de los casos, tu negocio tendrá que mostrar un historial comprobado de crecimiento rápido. Además, es probable que tu negocio necesite una ventaja competitiva sobre la competencia, como un aspecto único de tu producto o servicio.   

5. Adelanto de Efectivo Comercial


También llamado adelanto de efectivo comercial (MCA), este es un anticipo contra los ingresos futuros esperados de tu negocio. El mismo ofrece varias ventajas únicas y algunas desventajas, en comparación con los préstamos bancarios tradicionales.

Con un adelanto de efectivo comercial, obtienes una suma global de efectivo que es depositada en tu cuenta bancaria, generalmente en un plazo no mayor a 72 horas. Luego reembolsas el adelanto de efectivo de acuerdo con un porcentaje establecido (generalmente alrededor del 10%) de los ingresos generados. Los pagos se retiran automáticamente de tu cuenta de manera diaria o semanalmente.

Incluso las empresas con mal crédito generalmente pueden calificar para un adelanto de efectivo comercial. Los requisitos a menudo son mínimos. Por lo general, tu negocio necesita un historial de tres meses más ingresos mensuales de al menos $ 5,000. 

Un adelanto de efectivo comercial es a menudo la forma más rápida de aumentar tu capital disponible. Sin embargo, debido a que los ACM no son préstamos, no ayudan a mejorar tu crédito.

Además, los términos pueden parecer complicados, especialmente si es la primera vez que los solicitas. La forma más simple y efectiva de solicitar un adelanto de efectivo comercial es trabajando con un socio como One Park Financial. Nosotros podemos ayudarte a obtener la pre-aprobación para un adelanto de efectivo comercial, además de ayudarte a conectar con su gran red de más de 20 financiadores. Nuestro, equipo de expertos te ayudará a determinar cuáles son las mejores opciones de pago según tus necesidades específicas.    

Comuníquese hoy mismo con One Park Financial, para obtener más información. ¡Una entrada rápida de dinero en efectivo puede ayudarte ayudar a tu stat-up tu a crecer a niveles inimaginables!