Como Evitar Problemas de Flujo de Efectivo Para Tu Negocio y Soluciones Sencillas

1
May 2019

¿Cuenta tu negocio con un flujo de efectivo saludable? El seguimiento del dinero que entra y sale de tu negocio te ayuda a aumentar al máximo las ganancias, y evitar las dificultades.

Tener pleno conocimiento del flujo de efectivo de tu negocio, e identificar posibles problemas, es mucho más fácil de lo que muchos dueños de negocios piensan.

¿Qué es el Flujo de Efectivo?

Cada negocio exitoso no solo hace dinero sino que también lo gasta. El flujo de efectivo es el movimiento de dinero que entra y sale fuera de tu negocio. Normalmente se mide mensualmente, trimestralmente o anualmente.

El monitoreo del flujo de efectivo te permite evitar una variedad de problemas potenciales relacionados con facturas y gastos. Afortunadamente, la mayoría de los problemas de flujo de efectivo tienen soluciones que son bastante sencillas.

Organiza Tus Procesos de Contabilidad

Las tareas diarias relacionadas con proporcionar un producto o servicio ya te mantienen bastante ocupado. Es fácil dejar para otro momento el mantenimiento adecuado de los archivos del negocio. Pero, mantenerse al tanto de la facturación y el mantenimiento de registros evita toneladas de costosos errores financieros.

La organización es clave. Las facturas claras y consistentes no solo son apreciadas por los clientes, sino que también brindan una manera fácil de atender los pagos atrasados antes de que se salgan fuera de control.

Tendrás que considerar tanto los pagos recibidos de los clientes, como los pagos realizados a los proveedores. Debes procurar tener efectivo a la mano cuando llegue el momento de pagar a los proveedores mensuales.

Evita las Deudas Malas

Las deudas malas son aquellas que no se pueden recuperar, e incluso las pequeñas cantidades pueden causar grandes problemas para los negocios.

Un sistema de control de crédito te ayuda a rastrear y cobrar las facturas pendientes. Tu sistema de control de crédito puede ser tan sencillo como programar un horario regular para enviar recordatorios de pago a los clientes por correo electrónico. También puede implicar la contratación de una empresa de recuperación de deuda para rastrear los pagos atrasados.

Los intentos sencillos y consistentes de recuperar los pagos pendientes, generalmente producen los mejores resultados. Las deudas malas (incobrables) generalmente ocurren cuando los clientes (ya sea individuos o empresas) se declaran en bancarrota.

Dependiendo de tu industria, es posible que desees realizar verificaciones de crédito de clientes potenciales. Si un cliente tiene mal crédito, puedes mitigar el riesgo para tu negocio solicitando un depósito inicial, o emitiendo múltiples facturas parciales que deben pagarse en puntos fijos a lo largo de un proyecto o asignación.

Sincroniza Tus Condiciones de Crédito

Tu negocio tiene dos tipos de condiciones de crédito:

• Condiciones establecidas por tus clientes.

• Condiciones establecidas por tus proveedores.

Por ejemplo, puedes dar a tus clientes 30 días para pagar las facturas pendientes. Pero cada mes también le pagas a un proveedor a mediados del mes. Se podría desarrollar una situación en la que no tengas suficiente efectivo a mano cuando lo necesites, aunque en términos generales no estés perdiendo dinero. Esto se conoce como flujo de efectivo negativo.

Tienes a tu disposición algunas soluciones posibles:

La mejor opción es renegociar las condiciones de pago con los clientes o proveedores. Por supuesto, es dudoso que el cambio sea inmediato. No obstante, puedes cambiar las condiciones de facturación para nuevos clientes, o renegociar las condiciones con los suplidores al crear nuevos contratos.

Mientras tanto, intenta ofrecer a los clientes un descuento por pago anticipado. Incluso solo el 10% es a menudo suficiente para incentivar a muchos clientes a liquidar su factura de inmediato.

Otra opción es aumentar tu capital de trabajo con préstamos a corto plazo. Una rápida infusión de efectivo puede mantener tus finanzas estables hasta que puedas sincronizar las condiciones de crédito. Un flujo de efectivo negativo puede salirse rápidamente de control, incluso si tu negocio está técnicamente obteniendo ganancias.

Evita El Crecimiento Rápido

El crecimiento de tu negocio es genial, pero hacerlo crecer demasiado rápido puede causar grandes problemas. A menudo los problemas ocurren cuando una pequeña o mediana empresa obtiene un gran cliente. Debes tener cuidado al contratar nuevos empleados o comprar nuevos equipos con el fin de ampliar rápidamente las capacidades de producción, solo para un cliente.

Lo ideal es que los fondos entrantes lleguen lo suficientemente temprano para cubrir los mayores costos de producción. No quieres estar en una situación en la que gastas un montón de dinero para luego esperar meses antes de poder entregarle al cliente un producto terminado junto con su factura.

Aumenta El Capital de Trabajo Cuando Sea Necesario

Muchos problemas de flujo de efectivo son una cuestión de coordinación, por lo que una infusión rápida de fondos suele ser una solución efectiva. El capital de trabajo te permite el tiempo para reorganizar las condiciones de crédito, sobrevivir a las deudas malas y expandir tus operaciones para atender los clientes más grandes.

Un préstamo a corto plazo o una línea de crédito de un banco puede ser una opción, especialmente si tienes contratos relacionados con un pedido de un gran cliente. Sin embargo, los préstamos bancarios rara vez son rápidos o fáciles de obtener, especialmente si tu crédito no es tan bueno.

Otra opción es un anticipo en efectivo para comerciantes. Para ser aprobado, el anticipo requiere solo una sencilla solicitud acompañada de tres meses de estados de cuenta, y podrás recibir entre $5,000 y $750,000 de capital de trabajo en tu cuenta dentro de un periodo de tres días.

Los adelantos en efectivo para comerciantes ofrecen un alto grado de flexibilidad de pago, lo que los hace ideales para ayudar a cubrir los problemas de flujo de efectivo. El reembolso del anticipo está directamente relacionado con los ingresos por ventas, por lo que no estás compitiendo contra el reloj para completar grandes proyectos o renegociar contratos de proveedores.

Es probable que los problemas de flujo de efectivo ocurran de vez en cuando, y pueden tomarte por sorpresa. Afortunadamente, la planificación y organización adecuada, junto con un anticipo en efectivo para comerciantes, pueden ayudar al crecimiento financiero de tu negocio.