Las Ventajas de Registrar a Su Negocio Como Corporación o LLC

23
April 2021

VENTAJAS DE REGISTRAR SU NEGOCIO COMO CORPORACION O LLC

Es casi un instinto querer proteger lo que más valoramos. Protegemos nuestros tobillos en un partido de futbol con un buen par de botines, aseguramos nuestro carro para salir por la carretera. Protegemos a nuestra familia cada día. Y cómo propietario de negocio, ¿también haces todo lo posible para proteger a tu empresa?

Sí eres un propietario único puede que todavía te falte dar ese gran paso para proteger a tu negocio e incorporar a tu pequeña empresa como Corporación o Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC por sus siglas en inglés). ¿Y por qué? Por qué estas estructuras en realidad te protegen a ti como propietario de negocio, separa tus bienes personales a los de tu empresa y limita riesgos personales.

No te dejes intimidar por la jerga legal, hemos compilado información útil y ejemplos reales para aclarar dudas, valorar ventajas y ayudarte a elegir la entidad adecuada para tu negocio.

Cinco motivos para incorporar a tu negocio

1. Protección de activos personales

Quizás la diferencia más grande e importante entre una Sociedad de Responsabilidad Limitada o Corporación y ser propietario único o tener una asociación general, es que cuando incorporas a tu negocio, generas una entidad comercial legal que permanece separada a la de tu identidad personal como propietario de la empresa.

Si quieres evitar la exposición tras una demanda laboral o deuda acumulada, opta por incorporar a tu negocio. Cómo propietario único, te arriesgas a poner todos sus huevos en una canasta, y cuando hablamos de huevos nos referimos a tus activos. En cambio, sí incorporas a tu empresa tus activos personales estarán protegidos de demandas judiciales y bancarrota.

Sí incorporas a tu empresa la ley establecerá que tu empresa es una entidad independiente y tendrás menos responsabilidad personal. Y sí en algún momento algún acreedor y/o cliente quiere iniciar una demanda en contra de tu Corporación, tus activos personales o los de los accionistas de tu empresa, no se verán afectados. Sí su empresa no está incorporada, entonces usted será personalmente responsable. Es decir, su cliente lo estaría demandando directamente a usted.

2. Para mejorar la credibilidad de tu negocio

La creación de una entidad comercial legal establece la “oficialidad” y credibilidad de tu negocio. En lugar de simplemente hacer negocios como individuo y que sus clientes le paguen directamente, la creación de una Sociedad de Responsabilidad Limitada le brinda la capacidad de hacer negocios como una entidad legal separada, en este caso, como una empresa.

La incorporación mejorará la reputación de tu negocio, algo esencial cuando se trata de captar nuevos clientes. De hecho, cada vez más clientes y proveedores prefieren hacer negocios con una Corporación o Sociedad de Responsabilidad Limitada en lugar de con un individuo con una empresa. Tener "Inc." o "LLC" después del nombre de tu empresa le da un aire de legitimidad a su negocio, cómo una corbata o un moño a buen traje.

La incorporación es el sello oficial de tu empresa. La manera de proteger su nombre, registrarla como marca y obtener distinción y reconocimiento legal.

3. Longevidad y "Existencia Perpetua"

Asegura la permanencia de tu empresa para el día de mañana y para pasado mañana también…. ¡Impulsa a tu empresa hacia el infinito y el más allá! Si suena surreal, no eres inmortal… ¡pero tu empresa sí que lo puede ser! ¿Sabías que sí el propietario de la empresa muere o vende sus acciones, la Corporación igual- seguirá existiendo?

El concepto de Existencia Perpetua habilita el crecimiento de tu empresa a largo plazo (sí a muy largo plazo). Esto significa que tu empresa no deberá reestablecerse, y sí quieres que tus hijos o socios hereden su negocio algún día, podrán hacerlo sin ningún problema.

En cambio, sí es propietario único, y fallece o temporalmente decide cerrar su negocio, su empresa desaparecerá. Igual, es importante saber que evidentemente, su negocio aún puede venderse o cerrar.

4. Más chances de asegurar capital de trabajo para tu negocio

Sí tienes problemas accediendo a financiamiento para tu negocio, puede que tus planes de crecimiento se vean perjudicados. A las corporaciones o a las Sociedades de Responsabilidad Limitada les resulta más fácil obtener financiamiento externo que a las empresas unipersonales.

Al incorporar tu empresa, también mejoraran tus posibilidades de obtener fondos, ya sea a través de un préstamo o alguna fuente alternativa de financiamiento. Los bancos o incluso los programas de financiación alternativos a menudo piden como requisito la incorporación de tu negocio. A los financiadores les genera confianza un prestador que mantiene sus finanzas personales y comerciales separadas.

Los propietarios únicos solo pueden obtener fondos a través de sus cuentas personales, utilizando su crédito personal o bajo la dependencia de sus socios, mientras que las corporaciones pueden vender acciones y asegurar fondos adicionales para el crecimiento. Además, un negocio incorporado puede tener una cuenta bancaria propia y construir una línea de crédito propia.

5. Beneficios fiscales y deducciones

Otro beneficio crucial sí incorporas a tu empresa son las deducciones fiscales y las deducciones que podrás recibir. Deducciones que no están disponibles para propietarios únicos. Como, por ejemplo, deducciones fiscales sobre los seguros de salud de tus empleados o los ahorros en impuestos por trabajar por cuenta propia.

Podrás legalmente deducir muchos de los gastos diarios necesarios para operar tu negocio, como inversiones o los gastos de viajes relacionados con tu negocio. Además, las autoridades fiscales locales y estatales podrán ofrecerte incentivos económicos con mayor facilidad. Pero recuerda, antes de dar el gran salto, ten en cuenta que las leyes fiscales son complejas y es mejor consultar a un especialista contador antes de genera deducciones fiscales.

¿Entonces… cuál entidad corporativa se adaptaría mejor a mi negocio?

Para elegir la estructura legal adecuada para tu negocio, primero debes considerar los objetivos y la estructura comercial de tu empresa e informarte acerca de las leyes locales, estatales y federales. A medida que tu empresa vaya evolucionando, podrás modificar su estructura legal y así satisfacer sus nuevas necesidades. Las tres entidades comerciales más comunes son:

Corporación C (C-Corporation)

Una Corporación C (C-Corporation en inglés) es una entidad legal independiente y diferente a lo que es la entidad legal del propietario/a de la empresa. Este tipo de estructura comercial pertenece a los accionistas de la empresa y tributa como una entidad separada.

¿Las ventajas? No hay límite con respecto al número de inversores (o accionistas) permitidos dentro de este tipo de corporación. Por lo tanto, la Corporación C ofrece infinitas posibilidades de crecimiento a través de la venta de acciones.

Además, con esta estructura los empleadores también pueden recibir una deducción de impuestos importantes en varias instancias. Por ejemplo, pueden recibir una deducción de hasta el 100% de los costos del seguro de salud de sus empleados y/o por los vehículos proporcionados por su empresa. Las tasas de impuestos corporativos también suelen ser más bajas que las tasas de impuestas para propietarios únicos o para negocios registrados como Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC).

¿Las desventajas? Este tipo de corporación tiene una doble imposición; los ingresos se gravan a nivel de empresa y como dividendos para los accionistas. Además, las corporaciones están sujetas a pagar tarifas al estado en el que operan.

Corporación de Negocio Pequeño (Small Business Corporation/S-Corp)

Los propietarios de pequeñas empresas también pueden optar por una Corporación S o Corporación de Negocio pequeño. En esta estructura comercial, los propietarios pagan sus propios impuestos basados en las ganancias de su empresa.

Para incorporar a tu negocio como una Corporación de Negocio Pequeño, primero deberías establecer a tu negocio como una Corporación C y luego solicitar un cambio de estado. El termino de Corporación S figura en un subcapítulo de la Corporación S.

Para calificar para esta estructura comercial deberás: tener menos de 100 accionistas y que estos accionistas figuren como individuos; tener solo una clase de acciones; y por último, que el propietario sea ciudadano/a estadounidense o extranjero/a residente. Afortunadamente, estos son requisitos fáciles para la mayoría de las pequeñas.

¿Las ventajas? Este tipo de entidad tributa a nivel corporativo y no está sujeta a doble tributación como una Corporación-C. Solo se grava cuando se pagan salarios o dividendos a los accionistas. Sí opta por esta estructura podría evitar impuestos altos sobre la renta, este modelo es más que nada, adecuado por los propietarios que trabajan por cuenta propia.

¿Las desventajas? Sí optas por incorporar a tu negocio como una Corporación-S, cuenta con un contador de confianza. Un error en la presentación de tus impuestos podrá ser el causante de que tu empresa vuela a la categorización de Corporación C, y que tengas que pagar impuestos dos veces.

Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC)

Una Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC, por sus siglas en inglés) es una estructura híbrida que le proporciona a los propietarios de negocios la misma protección que tienen las corporaciones y a la vez permite que las ganancias y pérdidas pasen a los propietarios como ingresos en sus declaraciones de impuestos personales. Esta es quizás la estructura más popular para las pequeñas empresas, ya que tiene menos requisitos legales y muchos de los mismos beneficios que una Corporación de Negocio Pequeño (Corporación-S).

¿Las ventajas? En una Sociedad de Responsabilidad Limitada, los miembros de la empresa se abstraen de la responsabilidad personal sí la empresa genera deuda, a menos de que sea comprobado de que hayan actuado ilegalmente, con poca ética o que hayan llevado a cabo las actividades de las empresas con irresponsabilidad.

Este tipo de entidad tributa de forma similar a la que tributaría un propietario único o una sociedad compartida. Además, no hay límite en el número de propietarios y la entidad se rige por una serie de acuerdos operativos.

¿Las desventajas? Es más costoso crear una Sociedad de Responsabilidad Limitada que ser propietario único o generar una corporación, pero bueno, tal vez valga la pena.

¿Cómo incorporar mi negocio?

El proceso de incorporación varía según el estado. Convertirse en una Sociedad de Responsabilidad Limitada se puede hacer de manera bastante sencilla a través del sitio web de su estado. Formar una Corporación S o una Corporación C es un poco más complejo, recomendamos consultar con un especialista en la materia, ya sea un abogado o un asesor fiscal.

Descargo de responsabilidad: esta pieza se ha preparado únicamente con fines informativos. Sin el propósito de otorgar ningún tipo de asesoramiento fiscal, legal o contable de confianza. Sugerimos consultar con su asesor fiscal, legal y contable antes de realizar cualquier transacción.