Amortización vs. Depreciación, y Por Qué Es Importante Para las Pequeñas Empresas

29
March 2019

Cuando abrió su negocio, probablemente pensó en los desafíos de ser su propio jefe, las largas horas que trabajaría, el orgullo de poseer algo propio: una pequeña empresa exitosa. La necesidad de aprender términos contables como la amortización y la depreciación, probablemente no cruzó por su mente.

Pero incluso si tiene un contador, o alguien que prepara sus impuestos, debe saber qué significan estos términos. De esa manera, si entiende de qué hablan los profesionales financieros, puede alertarlos sobre asuntos que podrían reducir sus impuestos. Y si está creando sus propios planes de negocios e informes de ingresos, obviamente necesita conocer alguna terminología de contabilidad.

¿Cuál es la diferencia entre amortización y depreciación?

Los activos de una empresa son gastos comerciales deducibles. La amortización y la depreciación son dos métodos usados para calcular el valor de los activos comerciales, y le permiten reducir la obligación tributaria de su empresa. La diferencia entre amortización y depreciación es que se aplican a diferentes tipos de activos.

Cómo calcular las deducciones de amortización.

La amortización le permite distribuir el costo de un activo inmaterial a lo largo de la vida útil de ese activo. Lo que hay que recordar aquí es la palabra "inmaterial". Un activo inmaterial podría incluir:

• Derechos de autor

• Acuerdos de franquicia

• Acuerdos de licencias

• Costos organizativos

• Patentes y marcas

• Información propietaria (como recetas, procesos de diseño y algoritmos)

• Investigación y desarrollo

Para calcular la amortización, debe conocer el valor del activo y su vida útil anticipada, el lapso de tiempo en el que anticipa que el activo estará en uso para su negocio. Divida la vida útil por el valor del activo para averiguar cuánto puede reclamar cada año en gastos de amortización.

Le recomendamos encarecidamente que permita que un profesional financiero calcule los gastos de amortización. Dado que puede reclamar la misma cantidad a lo largo de la vida útil del activo, es más fácil simplemente realizar el cálculo para poder gastarlo con confianza.

También tenga en cuenta que la amortización de activos es completamente diferente a un plan de amortización de préstamos. Al hacer referencia a préstamos, se puede usar un cronograma de amortización para calcular los pagos de préstamos que consisten en capital e intereses. Al usar este proceso, usted paga los intereses al inicio de la vida del préstamo, y los pagos subsiguientes se aplican crecientemente al capital. Los ejemplos más comunes de este uso son los pagos de préstamos hipotecarios o de automóviles.

Cómo calcular las deducciones por depreciación.

La depreciación es similar a la amortización; la gran diferencia es que se trata de activos tangibles. Por lo tanto, si posee un activo y lo usa en su negocio, eventualmente se desgastará o necesitará ser reemplazado, usted puede calcular su vida útil anticipada y esperar que sea útil por más de un año, probablemente pueda amortizar ("cancelar") parte del costo de esos activos durante un período de tiempo.

Los activos que pueden depreciarse incluirían típicamente:

• Computadoras y otros dispositivos digitales

• Muebles

• ganadería

• Equipos de oficina

• Pertenencias

• Herramientas y equipo

• Vehículos

El IRS le permite depreciar artículos específicos durante un período determinado de años. Verifique la información en la Publicación 946 del IRS para obtener detalles exhaustivos sobre qué propiedad puede depreciarse y cómo calcular la cancelación. En general, sin embargo, y con muchas excepciones:

• Tres años: tractores, herramientas y algo de ganadería (específicamente, caballos de carrera)

• Cinco años: computadoras, equipo de oficina, automóviles, camionetas livianas y equipo de construcción.

• Siete años: muebles de oficina, electrodomésticos, vehículos y bienes que no se clasifican en otras categorías (aparte de bienes raíces).

Se le permite anular bienes raíces durante un período de tiempo más largo: 27.5 años (propiedades residenciales de alquiler) y 39 años (edificios comerciales).

Suponiendo que usted no es un genio financiero, necesita asesoramiento profesional, o al menos un programa de preparación de impuestos en el que realmente * confíe, para averiguar la mejor forma de calcular la depreciación. Hay tres opciones diferentes:

Depreciación en Línea Recta: fácil de descifrar, pero anula la depreciación más lenta.

Depreciación Acelerada: el método utilizado por la mayoría de las pequeñas empresas. Usted obtiene una cancelación más grande en los primeros años, y la cancelación disminuye a lo largo de la vida útil del activo.

Depreciación de Bonos: hable con un preparador de impuestos, ya que las reglas para tomar una depreciación de bonos para los activos adquiridos cambiaron recientemente y se hicieron vigente después del 27 de septiembre, de 2017.

O simplemente puede tomar una Deducción de Gastos de la Sección 179 que (con ciertas limitaciones) le permite deducir el costo total de un activo tangible en el año en que lo adquiere, y comenzar a utilizarlo en su negocio. La deducción máxima actual de la Sección 179 es de $1,000,000. A riesgo de aburrirlo, repetiremos esto nuevamente: el asesoramiento fiscal general es útil solo hasta cierto punto. Es esencial hablar con un profesional financiero para comprender cómo calcular y amortizar gastos y deducciones por depreciación.

Capital Circulante

Si está listo para invertir en su negocio, agregando nuevos activos o reemplazando aquellos que están llegando al final de su vida útil, probablemente necesite capital circulante. Lamentablemente, los propietarios de pequeñas empresas a menudo enfrentan obstáculos a la hora de acceder al capital circulante de los préstamos bancarios: el proceso de solicitud es complejo y exigente, y los requisitos son estrictos. Es posible que no tenga el tiempo, el conocimiento, la paciencia o el historial crediticio para calificar para las mismas opciones de financiación que fueron diseñadas para satisfacer las necesidades de las grandes empresas.

One Park Financial trabaja para ayudar a los propietarios de pequeñas y medianas empresas a acceder al capital circulante que necesitan. Nuestro proceso es simple y directo, y hemos ayudado a muchas pequeñas empresas que han sido rechazadas por los bancos a acceder a la financiación. Visite oneparkfinancial.com, o llame al 855.218.8819 para descubrir las opciones que tienen sentido para usted y su empresa.