Saltar navegación
Graphic Divider Rise

Estrategias para enfrentar una recesión económica



Hacia mediados de 2021, el mundo empezó a experimentar un aumento de la tasa de inflación, y muchas naciones señalaron este incremento como uno de los más altos de la historia. Estados Unidos no estuvo exento, con una tasa de inflación del 7,7% en octubre de 2022, la cifra más alta desde 1982. Como resultado, expertos en finanzas y economistas han pronosticado que Estados Unidos podría entrar en recesión durante el 2023. 

En pocas palabras, una recesión es un descenso significativo, generalizado y prolongado de la actividad económica. Aunque las recesiones pueden durar sólo unos meses, la economía puede tardar años en recuperarse y alcanzar su máximo anterior. La ‘Gran Recesión’ en Estados Unidos duró entre diciembre de 2007 y junio de 2009. Fue durante ese periodo que cerraron alrededor de 1.8 millones de empresas y 1.8 millones de personas perdieron su empleo. 

Sin embargo, esta vez las señales son menos lineales que en el pasado. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, la tasa de desempleo sigue en un mínimo histórico. El desempleo es otro factor utilizado para evaluar si una economía está en recesión. Dicho esto, podemos decir que nos encontramos en una situación en la que no sabemos hacia dónde va la economía actual. 

Por otro lado, hay estudios que sugieren que existen maneras de mitigar los daños económicos de una recesión. Por lo tanto, para evitar los efectos negativos de una recesión, hay que prepararse.

En este artículo, examinamos algunas estrategias y consejos prácticos para contener los efectos financieros de una recesión y prosperar después de ella. Dicho esto, si buscas enfrentar dificultades financieras y prepararte para el futuro, esta guía te proporcionará valiosas ideas y consejos para sobrevivir una recesión con confianza y resistencia.

Cómo prepararte para una recesión económica

Es un hecho que las recesiones son inevitables y este 2023 el mundo se enfrenta a un panorama de incertidumbre. Una búsqueda en Google te mostrará que muchas personas tienen la misma curiosidad que tú sobre cómo prepararse para una recesión. En las siguientes secciones, recopilamos algunos consejos prácticos para que te prepares, estos van desde la creación de un presupuesto, la constitución de un fondo de emergencia, la diversificación de tus fuentes de ingresos y el recorte de gastos innecesarios.

Crea un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia es una cuenta bancaria independiente que se utiliza para compensar los gastos de una situación imprevista, como la pérdida del empleo, una urgencia médica o la reparación de vivienda. Por ejemplo, una cuenta asegurada por la FDIC - Corporación Federal de Seguro de Depósitos-te puede proporcionar seguridad financiera y tranquilidad en momentos difíciles, incluyendo el desempleo. Por tanto, si pierdes tu trabajo y tu banco quiebra, podrás estar seguro de que la FDIC cubrirá tus depósitos hasta la cantidad asegurada, actualmente $250.000 por depositante y banco asegurado.

También puedes elaborar un presupuesto que te ayude a identificar las áreas en las que puedes priorizar, y recortar gastos para crear un colchón financiero contra emergencias económicas. Para crear tu colchón financiero puedes empezar por calcular tus pagos mensuales fijos, los cuales pueden incluir:

  • Alquiler o Hipoteca.

  • Servicios públicos.

  • Gastos de alimentación.

  • Gasolina y otros gastos esenciales.

Una vez que tengas calculados tus gastos fijos, enfócate en tener ahorrado al menos entre tres y seis meses del total de estos, aunque lo ideal es aspirar a un fondo de emergencia mayor si tienes personas a tu cargo o un mayor riesgo de pérdida de empleo.

Recorta los gastos innecesarios

Es muy probable que cuentes con gastos de los cuales puedes prescindir o que no son esenciales. Te recomendamos que hagas una lista de tus gastos orden de prioridad y que gastes tu dinero en orden de relevancia. Puedes preparar un presupuesto y darle un seguimiento a tus gastos de manera automática en Excel. Si sigues tus gastos y los mantienes dentro del presupuesto, hay menos posibilidades de que te endeudes durante una recesión.

Por otro lado, para eliminar tus gastos innecesarios, busca áreas en las que puedas reducir gastos no esenciales, como comer fuera de casa, compras en línea impulsivas, servicios de suscripciones, entre otros gastos. También puedes considerar la posibilidad de reducir los gastos de transporte compartiendo el automóvil o utilizando el transporte público. Reducir tus gastos innecesarios e impulsivos puede ayudarte a reducir tus gastos mensuales y ayudarte a prepararte para una posible recesión. Deberás hacer algunos sacrificios a corto plazo, pero esto te traerá seguridad financiera a largo plazo.

Diversifica tus ingresos

Si tienes dependencia de una única entrada, contar con varias fuentes de ingresos te puede brindar una base financiera más estable, sobre todo ante una situación laboral incierta. Algunas acciones que puedes explorar para diversificar tus ingresos son las siguientes:

  • Busca oportunidades como trabajador independiente, por ejemplo, escribiendo, diseñando gráficos, desarrollando páginas web o dando clases en algún tema particular.

  • También puedes vender productos por Internet o montar una pequeña tienda en línea.

  • Considera la posibilidad de alquilar una habitación libre o una propiedad en plataformas como Airbnb o VRBO.

  • Intenta invertir en acciones, bonos o bienes inmuebles.

  • Si te gusta escribir, puedes considerar abrir un blog o crear contenido para otros blogs.

  • Crear cursos en línea, o asistir a talleres, para aprender nuevas habilidades.

Diversificar tus ingresos durante una recesión es una estrategia inteligente para ayudarte a protegerte financieramente, así que empieza ya mismo a desarrollar tus ideas de ingresos pasivos.

Gestiona sabiamente tus deudas

Una deuda es algo complicado siempre. Las economías funcionan a base de deudas. Sin embargo, una posible recesión exige una forma más innovadora de gestionar las deudas antiguas y las nuevas. Asegúrate de no pedir dinero prestado imprudentemente ni firmar un préstamo sin pensarlo bien. Con la Reserva Federal subiendo los tipos de interés, el dinero es más caro para los bancos, ¿y adivina quién paga por todo ello? ¡Tú mismo! Así que, si debes pedir prestado, hazlo con prudencia; hazlo para crecer y asegúrate de estar preparado para pagar tu deuda.

Ahora bien, si eres propietario único de una empresa, o diriges una pequeña empresa y tienes los medios para crear ingresos, no dudes en encontrar el financiamiento de capital que necesitas para participar en ese crecimiento. La incertidumbre económica también tiende a crear oportunidades; si las tienes, y sabes que las tienes, no tengas miedo de dar el salto.

Una mujer que trabaja en su plan financiero para la recesión

¿Cómo salir victorioso de una recesión?

Las recesiones son un ejercicio de alta presión en la gestión del cambio y para superarlas con éxito deberás ser flexible y estar preparado para adaptarte. Además de prepararte, ¿cómo puedes prosperar después de una recesión? A continuación, ofrecemos algunos consejos útiles.

Busca oportunidades de inversión

Durante una recesión puede resultar difícil encontrar oportunidades de inversión, pero, puede ser un excelente momento para encontrar activos infravalorados que generen rendimientos a largo plazo. Inicialmente, evalúa el panorama económico y busca industrias o sectores que puedan beneficiarse de una recuperación, como la sanidad o la tecnología. De igual modo, existen diversas opciones de inversión:

Recuerda siempre que cualquier inversión conlleva un riesgo, por lo que es vital evaluar el riesgo antes de decidir dónde hacerlo. Busca inversiones con una relación riesgo-recompensa favorable y evita las inversiones demasiado especulativas o de alto riesgo. Puedes buscar empresas o activos con bases sólidas, con un balance consistente y un historial de beneficios estables.

Encontrar oportunidades de inversión durante una recesión requiere una evaluación cuidadosa, un enfoque a largo plazo y la voluntad de asumir riesgos calculados. Como inversor, puedes aprovechar las oportunidades que generen rendimientos a largo plazo: evaluando el panorama económico, valorando el riesgo, buscando activos infravalorado y centrándote en la calidad.

Mejora tus habilidades y conocimientos

Independientemente de la etapa de tu carrera profesional en la que te encuentres, continúa desarrollando tus habilidades y conocimientos. Invertir en formación es una buena inversión. Es muy probable que cuando termine la recesión y la economía vuelva a la normalidad, las empresas querrán contratar personal nuevo. Si inviertes en aprender nuevas habilidades y tener una experiencia única, es posible que puedas cambiar de puesto o conseguir un trabajo que sea mejor pagado.

Existen muchos recursos en línea, como cursos, tutoriales y seminarios web. Algunas de las plataformas en línea más populares son Coursera, edX, Udemy y LinkedIn Learning, entre otras.

Aprovecha los créditos y deducciones fiscales del gobierno

Además de que el gobierno introduce iniciativas para que las personas y las empresas amortigüen los efectos de las dificultades económicas, también existen programas de beneficios tributarios.

Busca los incentivos y los requisitos de calificación y solicítalos si cumples con ellos. Puede tratarse de viviendas asequibles, préstamos empresariales a bajo interés, reducción de los costos de Medicaid, etc. También pueden ser incentivos fiscales por ahorro de energía, beneficios tributarios por educación o por el gasto de cuidado de hijos. Puedes visitar la página de USAgov, para encontrar más información.

¡Puedes empezar a planificar hoy mismo!

La planificación para el peor de los casos es el primer paso para sobrevivir a una recesión. Así que es resumen crea un fondo de emergencia, paga tus deudas con intereses altos, vive dentro de tus posibilidades lo mejor que puedas, diversifica tus inversiones y haz inversiones a largo plazo. Además es aconsejable que busques un trabajo secundario para mantener el ingreso de dinero una vez que se produzca una recesión.

¿Entonces, Qué esperas? Nada más te impide de crear un plan para prepararse y sobrevivir a una recesión.

Descargo de responsabilidad: El contenido de esta publicación se ha elaborado únicamente con fines informativos. No pretende proporcionar ni debe ser considerado como asesoramiento fiscal, legal o contable. Consulte con su asesor fiscal, jurídico y contable antes de realizar cualquier transacción.

¿Qué te detiene de empezar a crecer hoy?

Podemos ser tus socios para que accedas rápido a la financiación que necesitas. Desde el 2010 hemos hecho la diferencia en la vida de muchos dueños y dueñas de pequeños negocios.

¿Listo o lista para construir tu éxito?

¡Precalifica hoy mismo!